Publicado: 7 de Septiembre de 2018 a las 15:58

Cierto es que no “necesitamos” tener una relación sentimental para ser feliz, pero si es verdad que la mayoría, “preferimos” compartir nuestros momentos, ya sean buenos o malos junto a otra persona. Importante la diferencia entre el verbo “necesitar” que genera dependencia con, “preferir”que supone una mera elección. Todos deseamos una relación amorosa feliz, saludable y estable y, aunque no hay ninguna receta mágica que nos pueda garantizar conseguirla, debemos saber que existen unos pilares básicos a los que todas deberíamos aspirar:

1. Comunicación: Este es uno de los pilares fundamentales. Verbalizar emociones, escuchar para entender y no para responder, respeto mutuo, empatía, confianza. Cosas tan sencillas que con frecuencia las hacemos complicadas. Cuando hablamos de comunicación no nos referimos a un monólogo donde cada uno expresa su punto de vista y listo. Se trata de un entendimiento a pesar de no estar de acuerdo. La clave está en la aceptación de las diferencias para engrandecer las perspectivas conjuntas.

2. Dar buena orientación a los conflictos: Con frecuencia olvidamos que ante un problema la orientación que debemos darle a la “discusión” es a solucionar el conflicto y no hacer de éste una guerra luchando por vencer la batalla. Céntrate en el problema actual y en buscar soluciones no reproches por acciones del pasado. Las discusiones es algo muy normal en cualquier pareja. Y es que discutir ayuda a conocerse mejor, a poner límites y ayudan a comprender la personalidad del otro. Pero lo que hay que tener claro es que siempre debe ser con un fin constructivo, nunca humillante. Se trata de llegar a acuerdos entendiendo las necesidades del otro. Recuerda que intentas mantener tu relación no destruirla.

3. Dar y recibir siempre sin exigir. Ni dar todo por la otra persona sin esperar nada a cambio, ni acomodarnos recibiendo sin esforzarnos. Recuerda que la excelencia siempre está en el equilibrio. Una relación sana es dar y recibir sin exigir. Cada uno da lo que desee del mismo modo que cada uno, valora si recibe lo que merece o no. Pero hay que tener cuidado con ello ya que la balanza puede llegar a quedar muy desequilibrada y es entonces, cuando aparece la frustración y el sufrimiento. No solo hay que preocuparse en dar sino también en recibir. No se trata de egoísmo, sino de amor propio

4. Dar un mismo sentido y dirección a la relación. Tener una misma visión de futuro es esencial. Eso de polos opuestos se atraen es tremendamente falso. Cuanto mas en común tengas con tú pareja, mayor probabilidad de éxito. Se trata de comenzar un camino juntos hacia una misma dirección y “siempre” al mismo nivel. Nunca uno delante haciendo sobra al otro. Se trata de un proyecto de ilusiones conjuntas.

5. Mantener los pequeños gestos: Por mucho que nuestra pareja sea consciente de nuestros sentimientos, a ninguno nos desagrada un dulce. Los gestos resultan extremadamente importantes para tener una ilusión diaria y mantener fuerte la relación de pareja. Una caricia, un beso, un mensaje a media mañana, un te quiero, compartir ocio… son detalles que van fortaleciendo la relación y que refuerzan la felicidad en pareja.

Nunca olvides que una pareja perfecta se construye día a día.

Tamara de la Rosa.

Twitter: @tamarareinventa.

Instagram: tamarareinventa

Facebook: @reinventatetamara