Son numerosas las personas que tras una ruptura sentimental acuden a consulta porque no soportan el dolor de la separación y se asustan de esas emociones incómodas magnificándolas negativamente con pensamientos irracionales y de saboteo tipo: "Esto no lo voy superar nunca", "Mi vida ya no tiene sentido". Estos pensamientos no solo les hace sentir peor, sino que les impide pasar página y poner punto final a la historia.

Lo primero que debes entender es que, generalmente, toda ruptura sentimental lleva consigo dolor. Con una ruptura vivimos una pérdida y toda pérdida va acompañada de un periodo de duelo. Da igual si eres fuerte o débil mentalmente. El dolor durante este periodo es un sentimiento natural del ser humano. Incluso, es una señal de salud mental. Si alguien a quien amas se aleja de ti y sientes indiferencia, entonces sí tendrías un problema. Lo que sí depende de cada uno es la duración de este periodo de duelo y la intensidad de las emociones durante el mismo.

¿Qué podemos hacer para sobrellevar de mejor manera el desamor?

1- Primera regla: EL AMOR NO SE MENDIGA. El amor nace del corazon. Suplicarlo  o exigirlo es un sin sentido y la mayor cachetada que puedes darle a tu autoestima. Nunca olvides lo que mereces porque de lo contrario, en muchas ocasiones te agarrarás de un clavo ardiendo y te quemarás. Mereces recibir, como mínimo, la misma proporción de amor que das.

2- Control de Estímulos: sobre todo en la primera etapa del duelo es muy importante que retires fotos, borres mensajes, emails, canciones que te recuerden a esa persona. Ya tendrás tiempo de verlas mas adelante. El objetivo es aceptar lo antes posible que la relación terminó. Piensa que en ese momento tienes una herida abierta y las heridas para que cicatricen hay que dejarlas de tocar. Cada vez que leas antiguos whatsapp, mires fotos o espíes sus redes sociales, estarás metiendo el dedo en la herida por lo que no solo no cicatrizará, sino que además se infectará. Solo conseguirás revivir el dolor gratuitamente una y otra vez. Permite que el duelo continúe su proceso. 

3- Identifica pensamientos irracionales: "No puedo estar sin esa persona", "le necesito para ser feliz". Todos estos pensamientos son pensamientos limitantes que aparte de ahogarte en el dolor, congelan tu proceso de duelo. Por muy difícil que parezca, sustitúyelos por un pensamiento racional y saludable. "Mereces a alguien con quien sumar y no con quien restar" Desde que las emociones del amor sean únicamente unidireccionales, comienzas a restar y ¿es eso lo que quieres para el resto de tu vida? No podemos exigirle a alguien que nos quiera , pero somos los únicos responsables de valorar si lo que recibimos es lo que merecemos.

4- Ahora es momento de ocupar ese tiempo que te ha quedado para ti porque antes se lo dedicabas a tu pareja. Tienes más tiempo libre por lo que busca hacer todo aquello que te haga sentir bien. Se trata de estar activo a pesar del dolor. Por esto mismo tienes que buscar actividades con las que realmente sepas que vas a disfrutar o con las que antes disfrutabas. Si no te gusta pescar, no te molestes en coger una caña porque no lograrás desconectar. Se trata de ir llenando el vacío que ha dejado la ausencia de cosas que te hagan sentir bien para notar menos el dolor de la pérdida

5- No conviertas tu dolor en el monotema. El desahogo es bueno, pero si no hay nada nuevo que contar deja de castigarte y disfruta de tus relaciones sociales sin hablar de tu problema. Hablar de lo que te causa dolor te genera emociones molestas. Deja de estar tan pendiente a lo que pasa por tu cabeza y empieza a poner tu atención a todo lo bueno que pasa a tu alrededor. Hablar siempre de lo mismo puede resultar cansino para los demás aparte de ser una manera de retroalimentar tu dolor.

6- No te apresures en sustituir ese afecto que echas en falta con otra persona para así evitar el dolor, ya que estarías alimentando la dependencia emocional. Olvida que un clavito se quita con otro clavito. Tu objetivo debe ser recuperar la estabiilidad emocional contigo mismo.

7- Cuando se cierra una puerta se abren otras miles delante de ti llenas de nuevas experiencias, situaciones y personas. Si no dejas de mirar hacia atrás no podrás observarlas.

8- Añade nuevos proyectos a tu vida. Dale un giro. Gestiona los pasos para conseguirlo y empieza cuanto antes.

Tamara de la Rosa

Twitter e instagram: tamarareinventa



Publicado: 27 de Mayo de 2016 a las 08:11