¿Sabes ligar? ¿Te acercas a quien te atrae? Es cierto que ligar,  no es algo que nos enseñen, ni es tema de libro. No parece esencial para la vida cotidiana, pero si es verdad que saber entablar relaciones con otros, es una habilidad importantísima para las relaciones interpersonales. Aunque no es un motivo de consulta, son varios los casos que he visto de personas que, cansados de la soledad, desean tener pareja o simplemente amantes y, se sienten incapaces de hacerlo, suponiendo esto, una bofetada a su autoestima. Querer conocer gente nueva y sentirte limitada por tus propias habilidades frustra y además, mucho.

Aunque no existe ningún método infalible para seducir, si que hay PEQUEÑOS CONSEJOS para ligar que funcionan.

1- Perder miedo al rechazo. Este es lo primero que tenemos que trabajar. Si queremos conocer gente, tenemos que exponernos al rechazo. ¿Qué es lo peor que te puede pasar si te rechazan? ¿Pasar vergüenza? No es motivo ni tiene peso suficiente con lo que podrías ganar. Nadie muere por ser rechazado y a veces el riesgo, merece la pena. Si le gustáramos a todo el mundo ¿que gracia tendría? Cada persona busca unas características físicas y de personalidad en otra para compartir sus momentos. Todos somos diferentes así que, si a alguien no le atraigo, no quiere decir que no sea válido, simplemente que no soy lo que busca y esta posibilidad no debe ser una barrera que nos impida acercarnos a quien nos atrae. Si no arriesgas es cierto que te ahorras el rechazo pero también el éxito.

2- No esperes, actúa: en la época en la que estamos, esperar que el hombre sea quien se acerque es absurdo. Tenemos que lanzarnos al ruedo, hombres y mujeres. La idea de que sea el hombre el que debe de acercarse a cortejar, y la mujer la que espera a que el caballero se decida, me parece una idea machista e injusta. A ellos también les cuesta.

3- Factor Probabilidad: si te rechazan no dejes de intentarlo. Esto es cuestión de probabilidad. Cuanto más lo intentes, mas probabilidades tendrás de conseguirlo.

4- Empieza por tu círculo: empieza por lo más cotidiano. Si te interesa esa persona que trabaja en el banco que frecuentas o en el supermercado que visitas diariamente, no debes perder la oportunidad y haz por aproximarte. Utiliza tus artes para buscar cualquier excusa para dirigirte a él o ella.

5- No optes por ser “garrapata” de tus amistades. El efecto “en manada” puede espantar. Ten predisposición a conocer a otros.

6- Juega con la mirada y tantea el terreno: Mira siempre a los ojos. Cuando las miradas se cruzan puedes intuir si hay feeling o no. Lanza un primera mirada furtiva, mas tarde mantén algo más la mirada y por fin, una tercera mirada en la que sonríes. Haz que tu cuerpo hable. A veces no nos damos cuenta pero nuestros gestos y nuestra actitud dicen mucho. Si ves que el flirteo es mutuo, no hay excusa para no acercarte.

7- Acércate con paso firme. Entabla conversación, sonríe, prueba con el contacto físico (sin exagerar), agárrale el brazo, acércate cuando le hables…

8- Presta atención a lo que habla y pregúntale sobre ello interesándote. Busca un punto en común entre ambos. Haz preguntas abiertas en donde la respuesta no sean si, no, blanco o negro.

9- No vayas de valiente: Si te supone mucha angustia el acercarte busca otro remedio, pero olvídate de cruzarte de brazos o borrar la idea. Si tienes su teléfono, proponle un plan por whatsapp o sms. Podemos convertir en fácil lo que en un primer momento podría ser difícil. Hay veces que complicamos las cosas por intentar se valientes. ¡Pues no!, si algo nos cuesta, lo dividimos en pasos mas sencillos y listo. Buscamos alternativas, pero no desistimos.

Recuerda…deja que las cosas fluyan, sin presiones, disfruta del momento y luego verás que pasa.

Tamara de la Rosa
Instagram y Twitter: tamarareinventa
Facebook: @reinventatetamara



Publicado: 6 de Septiembre de 2016 a las 10:27