Aprender habilidades de relajación es algo de lo que todos sacaríamos un gran beneficio. Aprender a relajarse debería ser una prescripción médica. El ritmo de vida que llevamos nos conduce con frecuencia a vivir de una manera acelerada, con ansiedad, estrés, prisas y pensamientos negativos. Desde que despertamos, de manera automática, nos sobrecargamos con todas las obligaciones y responsabilidades que nos impone la vida, más las que nos autoimponemos nosotros mismos. Cuando este estado se mantiene en el tiempo, se convierte en un problema.

Con frecuencia activamos el piloto automático hasta que nuestro cuerpo nos dice ¡basta por exceso de velocidad! Pero cuando el cuerpo da este aviso, ya hemos superado sus límites. Normalmente llevamos tiempo sobre-esforzándonos y al cuerpo le cuesta recuperar de nuevo sus niveles óptimos de salud, ya que le hemos estado exigiendo por encima de sus posibilidades durante bastante tiempo.

Lo cierto es que dedicar un tiempo a la relajación hasta convertirla en un hábito de vida, es esencial para el bienestar emocional y nuestro rendimiento. Saber relajarnos fisica y mentalmente, es lo que deberíamos lograr los fines de semana o en vacaciones pero, por diferentes razones, no siempre nos resulta sencillo poder desconectar. Incluso, muchas veces nos sentirnos presionados hasta por no estar haciendo nada. No disfrutamos ni siquiera de una siesta en el sofá porque nos da la sensación de estar perdiendo el tiempo. Estamos tan convencidos que descansar no es una prioridad, de tal manera que cuando lo hacemos nos boicoteamos con pensamientos tipo: “tendría que estar haciendo…” apareciendo emociones incómodas que nos impide descansar mental ni físicamente.

1- Cambia el enfoque. En vez de esperar a estar mal para frenar el ritmo, ¿por qué no dedicamos unos minutos al día a una actividad que nos haga sentir mejor? Dale un descanso al cuerpo. Cuando nos distraemos del problema que tenemos, es cuando aparecen las mejores soluciones. Cuando la persona se encuentra en reposo, disminuye la actividad eléctrica entre los dos hemisferios del cerebro, permitiendo una mejor sincronía que te permite acceder a los dos lados de la mente. Es por ello que encuentras mejores ideas y soluciones cuando estás relajado.

2- Un tipo de relajación sencilla, efectiva y rápida de hacer es la respiración abdominal. Se trata de aprender a respirar bien mediante una respiración diafragmática, que es la respiración más completa y profunda. Cuando estamos en situaciones de estrés nuestra respiración se agita y se hace menos profunda. Con esta técnica, hacemos que nuestra respiración vuelva de nuevo a un ritmo más suave que nos facilita la relajación. Cogemos aire por la nariz y contamos cuatro segundos mientras inflamos el abdomen para luego, soltar de nuevo el aire muy lentamente por la boca. El objetivo es dirigir el aire inspirado a la parte inferior de los pulmones. Al espirar se debe cerrar los labios de forma que al salir el aire se produzca un leve resoplido. Importante, soltar más aire del que inspiramos. La respiración debe ser pausada y nuestra atención debe estar en la respiración. Hacer 10 inspiraciones seguidas de este tipo varias veces al día no ayudará a controlar nuestro nivel de activación. Recuerda que todo lo que nos ocurre en el plano corporal tiene su reflejo en la mente y, de igual manera, todo lo que pensamos y sentimos tiene su reflejo en el cuerpo. El corazón y el cerebro están en continua relación. Ante situaciones de estrés y miedo, el ritmo cardiaco aumenta y la actividad cerebral se dispara. Controlar la respiración nos ayudará a manejar adecuadamente una experiencia estresante o de temor. Debemos saber que, si nos vencen los nervios, algunas funciones básicas de nuestro cuerpo tan simples como respirar pueden ayudarnos mucho a salir de ese estado.

3- Cuando sientas que el nivel de estrés es elevado, no dudes en caminar diez minutos de tal forma que la respiración y el corazón se aceleren para producir oxitocina. Esta hormona inhibe la hormona de cortisol (hormona del estrés) y conseguimos disminuir los niveles de ansiedad, preocupación y tensiones. También te ayudará apretar con fuerza los puños y liberar lentamente 10 veces. De esta manera conseguirás liberar estrés.

Tamara de la Rosa

Instagram:tamarareinventa

Twitter: tamarareinventa

Facebook: @reinventatetamara





Publicado: 1 de Septiembre de 2017 a las 07:49