La crisis económica ha sido una gran "cachetada" emocional. Poco se habla del impacto psicológico que existe como consecuencia de esta situación. El número de consultas psicológicas por ansiedad y depresión ha aumentado en los últimos años. Sin duda, comenzó siendo un acontecimiento estresante y aunque el estrés sea una respuesta adaptativa que pone en marcha a nuestro organismo ante situaciones que requieren un poco más de esfuerzo, lo cierto es que, cuando se dilata en el tiempo, se convierte en un verdadero problema ya que puede derivar en trastornos adaptativos con reacciones de ansiedad y depresión.  

El desempleo es uno de los principales factores estresantes. El desespero y estrés por no encontrar trabajo acaba por desestabilizar emocionalmente a quien vive esta situación. La percepción que tienen sobre sí mismo se deteriora como consecuencia de esta situación sintiéndose vulnerables e inseguros, derivando así en un estado de desilusión, apatía y desgana que poco le ayuda a solucionar el problema.

CLAVES PARA SOBRELLEVAR EL DESEMPLEO

1- Mantén la actividad. Es normal que de vez en cuando decaigas, pero pisar el freno ni es la solución ni te ayuda emocionalmente. Recuerda que estás desempleado, no “parado”. Del mismo modo, no abandones tus relaciones sociales y momentos de ocio. Es fundamental para proteger tu salud emocional dedicar parte de tu tiempo en desarrollar actividades que te hagan sentir bien. No te castigues.   

2- Amordaza a tu juez interior: Es fundamental en estos momentos controlar las emociones. Manteniendo la calma es la mejor manera de encontrar soluciones. Vigila lo que te dices, porque ese diálogo interno que tienes contigo mismo a cada momento, se transforma en tu pensamiento y tu pensamiento crea tu realidad. Dependiendo del tipo de pensamiento que elijas, generarás unas emociones u otras. Nuestros estados emocionales condicionan nuestras acciones y como consecuencia los resultados. Una persona deprimida llevará a cabo acciones muy diferentes que otra con un buen equilibrio emocional, por lo que los resultados también serán diferentes. Aprender a manejar nuestros estados emocionales es una habilidad necesaria para alcanzar a largo plazo el éxito así que, deja de ser tan cruel contigo mismo y empieza a darte mensajes de aliento y no destructivos. Recrearte en lo mal que te puedan ir las cosas no ayuda, pero si empeora.

3- Organiza tu agenda: Planificar con antelación la búsqueda de empleo, te ayudará a gestionar mejor tu tiempo y a sobrellevar de mejor manera el estado de desánimo en el que posiblemente te encuentras. Anota en la agenda donde vas a poner tu currículum al día siguiente, que empresas de trabajo temporal vas a visitar, que tiempo le vas a dedicar a las redes sociales. Te será más sencillo levantarte cada mañana sabiendo lo que tienes que hacer, que ponerte a pensar en ese momento qué hacer. Marcarte hábitos en esta situación es recomendable y necesario.

4- No escondas ni te avergüences de tu situación. Cuantas más personas sepan que buscas empleo, más posibilidades habrá que alguien se acuerde de ti cuando vea una oferta.

5- Reflexiona sobre ampliar el campo de búsqueda. A todos nos encantaría encontrar el trabajo que deseamos pero si no aparece y tu situación económica te exige un salario, quizás debas buscar otro tipo de empleo teniendo claro que es temporal y tu visión siga estando en encontrar lo que deseas.

Tamara de la Rosa

Publicado: 15 de Junio de 2016 a las 11:27