Lo grave no es ser diferente. Lo grave es desconocer el precio emocional que pagamos al aparentar ser lo que los demás esperan que seamos. Pincha en la foto y podrás leer el artículo con mayor nitidez.

Publicado: 22 de Septiembre de 2016